Odio la TV

Hace años, me fui a vivir con mi mejor amiga y coincidiendo con la llegada de la TDT a España, decidimos que en lugar de comprar el descodificador, íbamos a acostumbrarnos a vivir sin televisión. Este hecho es algo sorprendente teniendo en cuenta que, por aquel entonces, éramos estudiantes de Comunicación Audiovisual, donde básicamente la TV era una herramienta de estudio y nos enseñaban (como en todas las carreras de Ciencias de la Información) a perpetuar las diferentes formas de manipulación mediática, además de analizar diversos formatos televisivos.

A partir de ese momento y a través de los años, mi relación con la TV ha ido bailando entre periodos de amor (incluso durante dos años me dediqué a twittear sobre un formato en concreto, ganando cierta notoriedad en Twitter) y de odio... y a día de hoy puedo afirmar que siento un profundo rechazo por lo que ofrece este "electrodoméstico" a través de su pantalla. Y no es gratis.



La televisión nos ha perdido. A la mayoría de Millenials y, sobre todo, a los que vienen detrás. Las estadísticas gritan que somos cada vez más los que optamos conscientemente por vivir sin televisión por muuuuchas razones, no lo digo yo. Pero bueno, como esto es un blog personal, aquí va mi análisis sobra la caja tonta, y ya veremos si encuentro personas que se sientan identificadas con estas líneas.

Vayamos por partes.

Cosas que me encantan de la televisión y aún así me niego a ver


  1. La publicidad: Sí, viva la buena publicidad. Cuando las marcas se ponen al servicio de la creatividad y te dejan con la boca abierta con un buen concepto, una estética brutal y un slogan que te dan palmas las orejas, muy bien todo. Ahora, no me voy a tragar 20 minutos de anuncios para mantener a una cadena privada. *Por no hablar que, desde hace tiempo, la buena publicidad te la encuentras, sobre todo, en Youtube.
  2. La ficción española: Hay series españolas que valen mucho la pena. Pero me siento insultada cuando me convocan de 22.30 a 1:00 para ver el contenido que quiero. El famoso Prime Time español está pensado para que no duermas más de 5 horas. Y una mierda (emoji de dedo levantado aquí).
  3. Los documentales: Sí. Esos que ponen a la hora de la siesta y no ve ni Dios. Yo tampoco quiero verlos a la hora de la siesta, gracias. Me apetece verlo, no dormirme mientras hace "run run" de fondo. Por cierto, os recomiendo Planet Earth.

Lo que de verdad me parece enfermizo sobre la televisión

Hace ya muchos años Noam Chomsky describió punto por punto las técnicas de manipulación mediática. No es nada nuevo y lo peor es que no caducan y se ejecutan a la perfección en nuestro sistema televisivo. Paso de soltar un rollo. Para los que no estéis familiarizados con las teorías de la comunicación, en esta infografía podéis ver qué tipo de valores e ideas perpetúa el contenido que sale de la mayoría de sistemas televisivos.

Y bueno, no hace falta que ponga ejemplos. Solo tenéis que pasearos por la programación, hacer un poco de zapping o poner un magazin...o sea, un telediario de la cadena de mayor audiencia para comprobar que esto es real. Real y ojo, aceptado como NORMAL.

Muchas personas se quejan de la televisión, pero la ven. Se quejan de la falta de calidad de los programas, pero los ven. Confiesan abiertamente el malestar que les produce echarse la siesta con la TV puesta y despertarse con los gritos de varios tertulianos insultándose, pero la ven.

Son capaces de reconocer que los telediarios nos llenan de ruido, mienten, manipulan y sesgan hasta el hartazgo, pero siguen siendo su opción principal de información, los ven.

Nadie ve Telecinco, pero SÍ LO VEN.

Existe una verdad universal en el mundo de los negocios, y la TV es un negocio como cualquier otro: si te dan un producto gratis, entonces el producto eres tú. Si no te agrada el contenido que estás viendo ¿por qué no lo apagas?, ¿acaso no sabes el poder que tiene tu dedo pulgar? (thumbs up), ¿acaso no tenemos la suerte de haber nacido en una época donde la información y el contenido no tienen barreras espacio temporales gracias a Internet?

Los contenidos que no son consumidos por tu atención y tu tiempo (lo más valioso que tienes, mucho más que tu dinero), desaparecen y se sustituyen por otros que sí consigan tu tiempo y atención. Tienes el poder de decidir a qué dedicas tu tiempo y tu atención, ¿por qué regalas ese poder?

La cruda realidad es que pocas personas desean de verdad que el contenido del que se quejan desaparezcan. ¿Por qué? Porque el contenido de nuestra televisión cumple un papel esencial y muy importante en este país. Ayuda a la gente a no pensar, a no reflexionar, a olvidar y distraerse de un sistema bastante penoso. Ayuda a que al fijarse en la vida de los demás piensen que su vida no es tan miserable. Sirve para satisfacer el morbo de mirar lo que hace el vecino, de regodearse en las miserias ajenas, de criticar y de quejarse en grupo (lo que da una sensación muy placentera de hermandad y de sentirse parte de algo cuando al día siguiente comentas el nuevo rollete de fulana o mengano), sirve para generar ruido en tu hogar, en tu cabeza y al fin y al cabo, ruido para cualquier cosa que no sea estar en silencio contigo mismo.

El día a día

¿Y todo esto a qué viene? Viene al hilo de que hace casi medio año que me he independizado con mi pareja en otra ciudad y...

Viene al hilo de que, personas a las que quiero muchísimo me han preguntado si al venir de visita podían traerse su propia televisión (porque los tiempos muertos sin TV deben hacerse insoportablemente aburridos).

Y también viene al hilo de que, pese a todo, uno de los primeros regalos que recibimos fue un televisor que está guardado en el armario, y eso me hace sentir culpable porque a las personas que nos la regalaron también las quiero.


Y viene al hilo de que mi pareja a aceptado vivir con tiempos limitados de televisión, y me da "nosequé".

Y también porque a menudo en el trabajo o en reuniones con conocidos, sale este tema.

Lo que escribo en este post es únicamente mi opinión. Respeto los gustos de todo el mundo y lo que cada cuál quiera hacer con su tiempo y su libertad de ver o no ver lo que quiera. Soy consciente de que la TV cumple mil y una funciones y para cada uno es diferente. Solo tenía ganas de compartir otro punto de vista sobre un tema que suele salir a debate con demasiada frecuencia.

Por suerte, la propia transformación de la sociedad está llevando la televisión tal y como la conocemos a su total desaparición. Mientras, le diré a mi pareja: Gracias por hacer que en nuestra casa siga sonando el ruido de la cena cocinándose, la buena música y nuestras charlas sobre lo que nos ha pasado durante el día, (o simplemente el silencio).

Dejo esta parodia buenísima sobre cómo se trata la información en la TV:

Y vosotr@s ¿Qué opinión tenéis sobre este tema?

Si tenéis comentarios o simplemente queréis ponerme a caer de un burro lo podéis hacer aquí con total libertad. ¡Hasta la próxima!


Si te ha gustado este post y quieres comentar puedes hacerlo aquí.

¿Hay algo que quieras comentarme en privado? Si es así escribe a dime@lascosasdeziel.es y te contestaré a la velocidad de la luz.

¡Gracias!