La importancia de tener un amante

Muchas personas tienen un amante y otras quisieran tenerlo.

Y también están las que no lo tienen, o las que lo tenían y lo perdieron.
Y son generalmente estás dos últimas las que están tristes o que tienen distintos síntomas como: insomnio, pesimismo, crisis de llanto o los mas diversos dolores. 

Están verdaderamente desesperadas.

Sus vidas transcurren de manera monótona y sin expectativas, trabajan para subsistir y no saben en qué ocupar su tiempo libre.
Lo que realmente necesitan es un amante.


AMANTE es: lo que nos apasiona. Lo que ocupa nuestro pensamiento antes de quedarnos dormidos y lo que, a veces, no nos deja dormir.


Nuestro amante es lo que nos vuelve distraídos frente al entorno.
Lo que nos hace saber que la vida tiene motivación y sentido.
A veces, a nuestro amante lo encontramos en nuestra pareja, en otros casos en alguien que no es nuestra pareja.

También solemos hallarlo en la ciencia, en la literatura, en la música, en la política, en el deporte, en el trabajo cuando es vocacional, en la espiritualidad, en la amistad, en la buena mesa, en el estudio, en el placer de un hobby...

En fin es "alguien" o "algo" que nos pone de "novio con la vida" y nos aparta del triste destino de vegetar. Vegetar es tener miedo a vivir. Es dedicarse a espiar como viven los demás, observar con decepción cada nueva arruga que nos devuelve el espejo. Es postergar la posibilidad de disfrutar hoy.

Por favor no te empeñes en vegetar, búscate un amante, se también un amante y un protagonista de la vida.

"Para estar contento, activo y sentirse feliz, hay que estar de novio con la vida".

Texto original de Ana Luisa López Pérez

Si te ha gustado este post y quieres comentar puedes hacerlo aquí.

¿Hay algo que quieras comentarme en privado? Si es así escribe a dime@lascosasdeziel.es y te contestaré a la velocidad de la luz.

¡Gracias! ♥