El gen del viajero

Todos tenemos ese amigo (o tú eres ese amigo) que no deja de hablar de los viajes que ha hecho, hará o le gustaría hacer antes de morir. Un Willy Fog en potencia que no puede estar en el mismo sitio durante mucho tiempo porque simplemente se vuelve loc@. Parece que lo lleva en los genes y, en efecto, lo lleva. La ciencia lo ha descubierto lo ha denominado el gen del viajero.

Viajar, para muchas personas puede convertirse en una necesidad o incluso en una especie de obsesión porque consideran que si no conocen lo que hay más allá de su sofá y su barrio, la vida se les escapa. Desde que tengo uso de razón he visto todo desde ese prisma. Para los que no comparten esta forma de ver la vida, las personas con un caso severo de "Wanderlust" son (somos) vistas como raras o caprichosas, pero hay un porcentaje importante de la población que libera una gran cantidad de dopamina cuando en la pantalla de su ordenador lee las palabras mágicas:

"Tu vuelo ha sido reservado".

Viajar es el mayor acto de felicidad para much@s, ¿Por qué?


La respuesta está en nuestro ADN. La revista "Evolution and Human Behaviour" ha publicado un estudio en el que asegura que existe un receptor de dopamina llamado DRD4 7r, denominado "el gen del viajero" que determina el deseo irresistible de explorar nuevos lugares, sabores, olores y en definitiva, experiencias.

El gen DRD4 controla la dopamina y tiene una mutación específica que según los estudios de relaciona a una mayor inquietud. Esta mutación del gen se encuentra en un 20% de la población aproximadamente y los hace más propensos a asumir riesgos, probar experiencias nuevas, y les lleva a sentir unos deseos fuertes e incontrolables de explorar el mundo.

¿Es malo viajar tanto?

Desde hace tiempo se esta dando un fenónemo curioso. Muchas personas deciden hacer de su vida un constante "trabajo para ahorrar y me voy a viajar". Esto está provocando que estos jóvenes exploradores cada vez se encuentren con más problemas para encontrar empleos estables cuando por fin deciden establecerse, pues el empleador se pregunta ¿por qué duras tan poco tiempo en los trabajos?, ¿por qué eres tan inestable?, lo que les lleva a pensar que están ante alguien que no va a comprometerse. Sobre esto podríamos hacer un extenso debate, porque la otra cara de la moneda es que estos jóvenes están descubriendo que otra forma de vivir y ganarse la vida ES POSIBLE. 

Viajar mucho... bueno o malo... no lo sé.

Supongo que si no lo haces como una forma de escapar y eludir responsabilidades o problemas de cualquier índole, entonces... be travellers my friends :)

Si te ha gustado este post y quieres comentar y compartir puedes hacerlo aquí.

¿Hay algo que quieras comentarme en privado? Si es así escribe a dime@lascosasdeziel.es y te contestaré a la velocidad de la luz.

¡Gracias! ♥