Aprender, desaprender y reaprender

"Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender." - Alvin Toffler

Hace tiempo leí esta cita de Alvin Toffler sobre aprender, desaprender y reaprender y me hizo reflexionar sobre algo desde una perspectiva nunca antes "usada". Llegué a la conclusión de que la generación de finales de los 80-90 habíamos tenido suerte de comernos esta pedazo de crisis, de haber recibido esta bofetada inmensa en la cara en forma de paro y desempleo. "¡¿Pero qué dices Ziel?!", "¡¿Estás loca?!", "Dile eso a los millones de jóvenes que están sin trabajo, que han tenido que emigBLABLABLABLA". Esta es la reacción general cuando alguna vez he expresado esto en voz alta, muy harta del discurso habitual de "el mundo en contra".

Hola, yo también he sufrido el paro durante muchos meses. También he tenido que trabajar de camarera durante años mientras salía "algo de lo mío" (experiencia de la cual me enorgullezco por lo mucho que me enseñó, como os contaba en este post). También he salido fuera de las fronteras para probar suerte. Y después de todo esto, la desesperación de ver cómo cumples años y tu vida laboral no evoluciona, lo que posiblemente desemboque en una vida dependiente y precaria.

¿Tú también has llegado ahí?. Ah, entonces supongo que te habrás debatido entre seguir sentado esperando a que la situación cambie o, a fuerza de verte atascado, desmotivado, quejumbroso y víctima de la situación del sistema y de todo menos de TI MISMO, es cuando decides desaprender y reaprender. Aleluya.

Digo que tenemos suerte porque nuestros padres o abuelos posiblemente no tuvieron esa posibilidad. Una generación se la pasó en el campo y en las fábricas, la siguiente se la pasó en una empresa desde los 30 a los 65, y la siguiente (nosotros) tenemos dos carreras, un máster, 2 idiomas y ningún trabajo. ¿Qué más? También familias que pueden ayudarnos econónimcamente en muchos casos, tiempo para pensar y decidir qué hacer con nuestra vida, una relativa calma social y por encima de todo tenemos: INTERNET (¡¡¡Alabado sea el Señor!!!).

Total, que las reglas del juego de antes ya no funcionan. El trabajo estable para toda la vida en una oficina no funciona. El plan de pensiones de nuestros abuelos ya no funciona. Hay paro, sí, pero hay Internet, hay formación online asequible, hay vuelos low cost, hay millones de profesiones nuevas, hay ayudas a los emprendedores, hay facilidad de conexión con personas y empresas de todo el mundo, hay ansias de cambio, hay muchas personas llenas de pasión e ideas, hay muchas personas como tú. Sal ahí y haz algo que merezca la pena, ¡coño! (perdón).

Ya ha pasado mucho tiempo desde que experimenté esta transición entre un estado de espera y frustración a uno de espabilismo (concepto que tan bien describe Ángel en su blog. Angel es guay). Pero justo hoy  me he topado con una noticia que ha avivado este tema en mi mente. Rezaba lo siguiente: 

Resumiendo: En cinco años se perderán 5 millones de puestos de trabajo para siempre. TODOS TENDREMOS QUE RECICLARNOS Se conocerá como la cuarta revolución industrial. La amenaza de la automatización puede convertirse en una profecía autocumplida si empleados y empleadores no abordan el problema desde hoy mismo. Echa un vistazo a la siguiente tabla.

Y tú, ¿qué camino vas a elegir?, ¿vas a reinventarte?, ¿vas a desaprender y reaprender? 

Si te ha gustado este post y quieres comentar puedes hacerlo aquí.

¿Hay algo que quieras comentarme en privado? Si es así escribe a dime@lascosasdeziel.es y te contestaré a la velocidad de la luz.

¡Gracias! ♥